Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

 
 
 

Feli

Edad: 6 años
Sexo: Hembra
Color: Atigrada
Otros: Apta con gatos y niños, miedosa con extraño

Feli vuelve a formar parte de nuestra familia.
Es una galguita de de 6 años aproximadamente, de tamaño medio, se lleva muy bien con gatos (ha convivido con 5 sin problemas), con los perros genial y con los niños también.
Es un poco tímida de primeras con las personas, pero una vez que te conoce es muy cariñosa.
La gusta mucho dormir, pasear, jugar con otros perros... ¡Y el queso la encanta!
En casa se queda sola sin problemas.
Buscamos a una familia responsable que los primeros días sea paciente con ella hasta que se adapte y que la quiera para siempre. 

ACTUALIZACIÓN 04/03/2018
Hace unos años que Felipa estuvo con nosotros y que fue adoptada. Desde el principio fue una galga miedosa y reservada, aunque poco a poco con mucho cariño y paciencia mejoró. 
Pero ahora su familia no puede seguir haciéndose cargo de ella y ha vuelto con nosotros. 
Felipa está acogida en Zaragoza, en casa de Cristina, que nos cuenta de ella que en casa va todo muy bien salvo algún que otro “escape” de pis. No tiene ningún tipo de ansiedad, se queda sola las horas que sea, y es apta con gatos y niños. Su único “problema” es la calle cuando va por sitios desconocidos donde se muestra más reservada e incluso miedosa. Tiene algún problema con los pipís que quizás pueda deberse al estrés que ha soportado estas últimas semanas porque los resultados de sus análisis son perfectos. 
Animo pequeña, pronto encontraremos tu rincón en este mundo. 
Y muchas gracias Cristina por no dudar ni un momento en ayudarnos con Felipa y con toda la paciencia que estás teniendo con el tema de sus escapes!

ACTUALIZACIÓN 03/05/2018

Feli es una galguita tranquila, algo miedosa, cariñosa y muy lista.Las primeras semanas fueron bastante traumáticas para ella, seguro que echaba de menos a su anterior familia, y estaba muy temerosa y huidiza. Al principio solo comía y bebía de noche, no se movía de su cama más que para ir a pasear. Ahora, después de casi tres meses, sigue siendo muy tranquila, pero en cuanto hay movimiento por la cocina o por la nevera no duda en hacerse notar, es muy divertida, pone esos ojillos de “huele-muy-bien-eso-que-estás-cocinando” a los que resulta difícil resistirse. Sus ojos son tremendamente expresivos, y cuando pestañea saludando te derrites de gusto. Es un amor de perra.

Aunque venía de una casa donde le dejaban subir al sofá solo tardó dos semanas en aprender que en esta nueva familia el sofá era solo para los humanos. Es muy lista.

En estos momentos convive con una gata que también está en acogida y a la que ha habido que amputar una pata, y Feli se porta muy bien y es muy educada con ella a pesar de los bufidos, gruñidos y amenazas de la tripatita.

Ha tenido una infección de orina que nos ha obligado a darle antibiótico durante más de dos meses, pero ya está todo solucionado y ya se han terminado las camas mojadas y los pises fuera de su sitio.

Sus analíticas son perfectas, está muy sana y fuerte, con un cuerpo muy atlético y un apetito envidiable: todo le gusta y todo le sienta bien, es muy agradecida.

Pasea mejor con arnés que con correa, sobre todo en los paseos por la ciudad donde todavía se muestra miedosa. En el campo es diferente, con su cuerpo erguido y sus orejas tiesas mirando a lo lejos se le pone una cara guapísima, de cazadora.

En casa se queda sola tranquila, no tiene nada de ansiedad, y cuando regresas te viene a recibir meneando su cola con alegría, una delicia.




Donativos